top of page

Cómo la prohibición casi total del aborto en Arizona impacta a latinas

El lunes la Corte Suprema de Arizona dio paso a una restricción a nivel estatal que prohibiría el aborto en casi la mayoría de los casos. La prohibición es parte de una ley promulgada en 1864 que no exime casos de violación o incesto y permite el aborto solo si la vida de la madre está en peligro.


Por Silvia Solis, La Voz


En Arizona un aborto continúa siendo legal (solo en inglés) antes de las 15 semanas de embarazo, pero este dejaría de ser el caso en cuanto entre en vigor la ley de 1864, entre 14 y 45 días tras el fallo tribunal.


La ley de hace 160 años, conocida como Ley Comstock, fue bloqueada en 1973 por la decisión de la Suprema Corte de los Estados Unidos en el caso Roe v. Wade, la cual garantizó el derecho constitucional al aborto en todo el país hasta que fue anulada en 2022.


Desde entonces, se abrieron las puertas a que los estados reconsideraran prohibiciones viejas y nuevas al aborto a nivel local. De acuerdo al Centro de Derechos Repoductivos, 14 estados han hecho ilegal el aborto y otros 11 han dejado claro el deseo de prohibir el aborto en los últimos dos años, incluyendo Arizona.


Cómo la prohibición del aborto de Arizona impacta a latinas

La reciente decisión de la Suprema Corte del estado ha causado tumultos políticos y civiles, con particular atención a los sectores más vulnerables de la población, incluyendo grupos dentro de la comunidad latina. 


Según una encuesta de 2022, que se realizó tras derogarse Roe V. Wade en la Corte Suprema de EEUU, una gran mayoría de votantes latinos elegibles no cree que el aborto deba ser ilegal o que se deba quitar el derecho de elegir a las mujeres.


Un análisis realizado por la Asociación Nacional para Mujeres y Familias en 2023 muestra que más de 36 millones de mujeres en edad reproductiva viven en alguno de los estados que ya prohíben o probablemente prohibirán el aborto. Cerca de la mitad de las afectadas son mujeres de color, incluyendo 6.7 millones de latinas, lo cual representa una mayor proporción de la población en comparación con otros grupos étnicos y raciales.


En Arizona viven más de 1.5 millones de mujeres en edad reproductiva, de las cuales más del 37 por ciento son latinas —270 mil madres (incluyendo 78 mil madres de niños menores de tres años) 262 mil con inseguridad económica, 39 mil que viven con alguna discapacidad y 4 mil veteranas.


De acuerdo a un estudio por la Universidad de California en San Francisco, la denegación del aborto conlleva consecuencias financieras, familiares y de salud, como un incremento en el nivel de pobreza en el hogar y mayores probabilidades de criar a sus hijos sin ayuda de familia o pareja.


Los datos también encontraron que, entre las mujeres que llevan a cabo un aborto, las probabilidades de sufrir de depresión, ansiedad o pensamientos suicidas no aumentan comparado con aquellas a las que se les niega el procedimiento. El 95 por ciento de las mujeres en el estudio afirman que haber tenido un aborto fue la decisión correcta para ellas incluso después de cinco años.


Estado dividido: una lucha entre conservadores y progresistas

La división de opinion en cuanto a las restricciones relacionadas al aborto ha provocado fuertes reacciones tanto de los partidarios como de los opositores.

En un comunicado el miércoles (sólo en inglés) la gobernadora de Arizona Katie Hobbs anunció que buscará hacer todo lo que esté en su poder para proteger las libertades reproductivas de las mujeres en el estado. 


“Mi corazón está con cada mujer que ahora se pregunta si es seguro para ellas comenzar una familia. Estoy orgullosa de ser la voz de cada arizonense que cree en la libertad y la autonomía corporal. Esta lucha está lejos de terminar”, dijo Hobbs en el comunicado. 


En el 2023, Hobbs anunció una Orden Ejecutiva (solo en inglés) que protege a cualquier persona involucrada en un aborto obtenido legalmente y prohíbe a fiscales locales presentar cargos relacionados con el aborto y a agencias estatales asistir en investigaciones criminales sin una orden judicial, la cual sigue en pie. 

Políticos de ambos lados del espectro han denunciado la decisión de la Corte de Arizona, incluyendo comentarios en redes sociales por republicanos provida, como la candidata al Senado de EEUU Kari Lake y el representante David Schweikert.


El martes la presidenta del Partido Demócrata de Arizona, Yolanda Bejarano, llevó a cabo una conferencia de prensa (solo en inglés) con otros funcionarios de Arizona comprometiéndose a aprobar un referéndum para el acceso al aborto en las elecciones de noviembre.


Legisladores proeeleccion buscan introducir la Iniciativa por el Derecho al Aborto de Arizona en la boleta electoral el 5 de noviembre con el fin de establecer el derecho fundamental al aborto en el estado.


Jared Keenan, director legal de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Arizona (ACLU por sus siglas en inglés), también dijo estar comprometido a defender la libertad reproductiva tanto en los tribunales y la legislatura como en las comunidades del estado por medio de la la aprobación de la Ley de Acceso al Aborto de Arizona en noviembre, de acuerdo a un comunicado emitido el miércoles. 


“La vergonzosa decisión de hoy de permitir que se aplique una anticuada y peligrosa prohibición casi total del aborto tendrá consecuencias trágicas para los arizonenses y sus familias,” dijo Keenan en el comunicado. “La urgencia de consagrar el derecho al aborto en la constitución de nuestro estado nunca ha sido más necesaria”.


Karime Rodriguez, gerente de servicios de empoderamiento para las organizaciones Viviendo Unidos por el Cambio en Arizona (LUCHA por sus siglas en inglés) y el Centro de Arizona para el Empoderamiento, dijo en una llamada telefónica con La Voz Arizona, que seguirán movilizando a las comunidades y educando a los votantes para que hagan escuchar su voz en noviembre. 


“Siendo de origen latino, sé que mi comunidad ya tiene problemas con el acceso a la atención médica y no confían en el sistema de salud,” dijo Rodriguez. “Cuando los políticos imponen regulaciones en algo tan privado, agregan otra barrera para obtener la atención que necesitamos y podría poner en peligro a las personas que no quieren ir al médico por miedo a las consecuencias de las prohibiciones.”


La prohibición en Arizona es una de las más estrictas en todo el país y aunque no es claro todavía cómo se aplicaría la ley, haría que algo que ya es delicado lo sea aún más, dijo Rodriguez. 


Por su parte, partidarios provida en el estado han mostrado apoyo a la decisión de la Corte. Representantes republicanos de la Cámara de Arizona han frenado intentos por parte de demócratas y republicanos de derogar la prohibición, inclusive pausando la sesión legislativa del miércoles para detener cualquier acción en contra de la decisión. 


La Coalición de Vida de Arizona, una organización sin fines de lucro no partidista que busca fomentar la cooperacion para fortalecer el movimiento provida en todo el estado, emitió un comunicado (solo en inglés) aplaudiendo la decisión de la Corte como “una victoria significativa en la defensa de la vida inocente”.

“Esta decisión reconoce el valor intrínseco de los seres humanos no nacidos, ofreciéndoles la misma protección ante la ley que merecen. Los niños inocentes no nacidos finalmente tienen protección contra ser asesinados simplemente porque no son deseados o son inconvenientes, salvando miles de vidas por año en Arizona,” dice el comunicado. 


La Coalición da apoyo financiero a organizaciones que afirman la vida como centros de ayuda para el embarazo y agencias de adopción y ayuda a conectar a mujeres a diferentes tipos de apoyo bajo la convicción de que “miles de mujeres buscan abortar porque se sienten aisladas y sin apoyo,” de acuerdo al sitio web.


Como esta, existen otras organizaciones que ofrecen ayuda a mujeres promoviendo el derecho a la vida con un énfasis en la comunidad latina. 


Macario de la Cruz trabaja como director de relaciones comunitarias en el Proyecto por la Familia de Arizona, una iniciativa de Center for Arizona Policy que busca fomentar el bienestar de las familias hispanas en el estado incluyendo la defensa de la vida.


“Nosotros creemos que la decisión de la Corte Suprema de Arizona tomó una decisión correcta,” dijo a La Voz en una llamada telefónica. “Nosotros creemos que el derecho a la vida es el derecho fundamental de todo ser humano y de este emanan todos los demás derechos.”


De acuerdo a De la Cruz, “la industria del aborto” busca a mujeres en comunidades con minorías haciéndolas particularmente vulnerables a participar en el procedimiento.


En la última década, los abortos entre mujeres hispanas o latinas ha incrementado casi al doble. En el 2022, casi el 45 por ciento de los abortos en Arizona fueron realizados por mujeres hispanas, que sobrepasa porcentualmente cualquier otro grupo étnico o racial en el estado, según datos del Departamento de Servicios de Salud en Arizona.


“Una de las razones por las que ha subido el aborto entre la comunidad hispana es (por venderles) la mentira de que para las mujeres es la única salida,” dijo de la Cruz. “A nosotros ahorita nos importa tanto la vida del vientre de esta criatura como la vida de las mujeres que están lidiando con un embarazo no planeado.”

De la Cruz dijo que aunque celebran la decisión de la Corte, tienen de frente una tarea bastante dura ante las elecciones de noviembre para prevenir que pase la iniciativa por el derecho al aborto en Arizona. 


1 view0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page